La novedad de esto cascos inalámbricos, es que la conexión entre los mismos y el dispositivo emisor de sonido, se da a través de la modulación de ondas electromagnéticas a través del espacio, y no por medio de un cable físico. En traducción, esto resulta una magnífica ventaja para los usuarios de los auriculares o cascos, pues vuelve la experiencia algo muchísimo más practico, eficiente y agradable.

Si de por sí no hay muchos comentarios negativos –en términos generales- respecto a esta tecnología, en este artículo te haremos saber algunas de las mayores ventajas de usar cascos inalámbricos, en comparación con aquellos que tienen cable. Además, te daremos cierta información interesante y destacable, a tomar en cuenta al momento de elegir los cascos inalámbricos que mejor se adapten a tus necesidades.

Cómo no, empecemos por el principio. La primera y principal ventaja de los cascos inalámbricos es, claramente, la libertad de movimiento que estos te proporcionan, pues no tendrás nada que te impida moverte con soltura y completo descuido. Son los más ideales para hacer deporte, para ver televisión o para mantenerte conectado a tu reproductor de música aun cuando estés en constante movimiento y bastante ocupado.

También es destacable, aunque parezca tonto, el hecho de que no tendremos que dedicar tiempo a desenrollar el cable que se anudó en nuestra bolsa o maleta. En la libertad de movimiento que señalamos anteriormente, se debe añadir también que la ausencia de cable no limita ni regula una distancia específica entre los cascos y el reproductor. Esta característica es muy relevante, ya que unos cascos inalámbricos nos permiten movernos a una distancia de hasta 8 o 9 metros, y algunos modelos admiten distancias de hasta 100 metros.

En la destacable practicidad que brindan los cascos inalámbricos, debes saber que si quisieras cambiar de dispositivo (emisor del sonido), no tendrías que desconectar y conectar el cable, sino que simplemente deberás vincularlos con el nuevo aparato, ¡y listo!

Otra ventaja de este tipo de cascos, es, por superficial que parezca, su diseño. Suelen tener diseños bastante sofisticados, modernos y completamente resaltantes. Son ideales para los Dj’s, para los deportistas y para todo aquél que quiera o requiera tener una experiencia práctica, simple y agradable al escuchar sus programas de radio o canciones favoritas.

Al ser inalámbricos, estos cascos suelen incluir en su diseño más controles, lo que permite, de manera muy práctica y actual, que podamos contestar llamadas, controlar el volumen, avanzar o retroceder, pausar o reiniciar una canción, de manera muy accesible y sin la necesidad de recurrir al dispositivo que nos está transmitiendo el sonido. Estos controles son indispensables, y al tenerlos tan cerca y en modo manos libres, facilitan la experiencia.

En fin, existe en el mercado una extensa variedad de cascos, inalámbricos o no, cuyas características técnicas varían y se adaptan a las necesidades, más exigentes o sencillas, de cada usuario. Es importante conocer qué es lo que requerimos, y guiarnos seguidamente por el criterio de que debe existir una relación racional de calidad-precio. Es decir, que lo que nos ofrecen los cascos inalámbricos escogidos, valga cada centavo y realmente se ajuste a lo que nosotros, particularmente, necesitamos.