Cuando menos te lo esperas puede cambiarte la vida, cuando menos te los esperas puede ocurrir algo con lo que no contabas, algo a lo que no estabas preparado, algo inesperado que te cambia los planes.

Puede pasar que hagas planes, planes para salir de veraneo, una playa, una cala, la familia, el sol, la arena… pero justo antes de salir, un par de días antes, puede ser que una avería tire al traste los planes y entonces ¿cómo actuar? Fácil, nada más sencillo que comprar las piezas desguace en uno de los mejores sitios, arreglar el coche por el menor precio posible y reanudar los planes si no es demasiado tarde.

Esta es la parte positiva de los pequeños problemas que nos pueden surgir además según la ley de newton, cuando una cosa va mal, siempre puede ir peor por lo que tenemos que estar preparados para cualquier cosa. Cuando menos te lo esperas puede estropearse el coche o aparecer una gotera, puedes romperte una pierna o puede que el tiempo impida llevar a cabo los planes que se tenían. Por esto es muy importante tener siempre un plan B. Es bueno poder recurrir a otra cosa para solucionar el problema, es bueno contar con un buen desguace en el que comprar las piezas que nos hacen falta u otro lugar al que acudir si no podemos ir al sitio elegido. Es bueno poder seguir con la vida aunque tengamos que cambiar de planes.

Para evitar en la medida de lo posible los desbarajustes que se nos pueden presentar por las eventualidades que puedan ocurrir, lo mejor es hacer las cosas bien desde el principio. Saber donde recurrir en caso de avería, hacia donde dirigirse en caso de urgencia y todas las cosas básicas ante una emergencia.
Tener las cosas claras es muy importante si lo que queremos que todo salga bien, saber a dónde dirigirse es vital en caso de emergencia, saber que podemos contar con un desguace en el que comprar las piezas para reparar el coche en caso de que se estropee nos da cierta tranquilidad, poder cambiar de planes sobre la marchas es algo muy bueno porque así siempre tendremos una opción más a la que recurrir, porque cuando menos te lo esperas puede ocurrir algo que te haga cambiar de planes, puede ocurrir algo que te haga cambiar de idea.