Muchas veces nos quejamos de la infinidad de tareas que tenemos a cargo, bien sea en el trabajo o en el hogar. Lo cierto es que pareciera que se multiplicaran y el tiempo no resulta ser suficiente para atender a cada una. En esa carrera por satisfacer todo, seguramente establecemos prioridades e incluso a algunas las catalogamos de urgentes, las que, por supuesto, son atendidas con premura.

El problema con lo anterior, es que ese lote de casos urgentes y prioritarios nunca se vacía, lo que genera un enorme estrés y a veces hasta se vuelve caótico. ¿Pero, esto por qué ocurre? Resulta, que varias de esas tareas que llegan a esa condición, en el pasado, probablemente, no eran críticas, pero con el transcurrir del tiempo sin ser resueltas, es que cambian de situación.

En función de lo anterior, lo conveniente es analizar la raíz del problema, para determinar en dónde se está produciendo el cuello de botella, que no es más que detectar en dónde están las deficiencias, para subsanar con los recursos que sean necesarios.

¿Vale la pena invertir tiempo y dinero en solventar los cuellos de botella?

Veamos un ejemplo doméstico. Si en una casa, el padre y la madre deben trabajar y además ocuparse de los quehaceres, es bastante lógico que carezcan de tiempo para resolver algunos problemas que no parecen graves cuando surgen. Una gotera, un corto circuito, una filtración, etc., por lo cual se va ignorando, pero al retomarlo pueden encontrarse con que se haya agravado la situación.

La inversión de tiempo y dinero al principio suele ser menor, en comparación a lo que se amerita cuando se torna más grave. Si se va sumando todo lo que pasa por este mismo patrón, nos encontraremos que buscar una solución para atacar cada tarea lo antes posible, nos hará ahorrar significativamente a largo plazo.

En el caso propuesto, una alternativa puede ser delegar a uno de los hijos (que tenga edad para conducir) para que se ocupe de comprar los materiales para reparar y buscar a los especialistas. Claro está que habría que proporcionarle los medios para que se desenvuelva, como poner a su disposición una moto, de poca inversión inicial y de económico mantenimiento, en especial si se apoya en sitios online como desguacesdemotos.info.

Igual, se puede extrapolar a la oficina, cuántas cosas no podrían solventarse con mayor eficiencia, simplemente con delegar tareas, en los escalafones de bajo nivel. Siempre será preferible agregar recursos operativos, y no tener que ocupar al personal especializado (más caro) para atender algo que pudo ser resuelto a otro nivel.