El proceso creativo que representa la producir una película, es en su mayoría desconocido por las personas que no intervienen en dicho transcurso, por ello, suele verse menospreciado el  producto final al considerarlo una simple trama de pocas horas, donde no cualquiera se percata de cada pequeño detalle añadido para la conclusión de dicha obra.

El mayor menosprecio al arduo labor de los creadores, se representa  en cuanto los usuarios prefieren disfrutar de una película consumida por medio de la piratería que al contenido original y ver la película desde el cine, pues al comprar la entrada, se encuentra contribuyendo al desarrollo de futuras producciones y a su vez a su comunidad por la contribución de impuestos que se aplica en las ventas de los productos derivados de la película.

No obstante, aunque el uso de productos piratas es ilegal y trae repercusiones a futuro, también trae consigo un par de atributos que de cierta manera, permiten ver el lado bueno de la piratería.

 

 

Beneficios no esperados de la piratería

–          Aumento del interés por un mejor producto.

Algunos usuarios que optan por ver primero la película a través de la piratería, quedan decepcionados de la mala calidad del producto conseguido, otros se muestran muy intrigados ante las escenas que observan y así ambos terminan haciendo el viaje a las salas de cine para disfrutar de un producto óptimo.

 

–          Ofrece una alternativa al cine.

Es natural que no todos disponen de tiempo o recursos para poder apreciar una película taquillera en el cine, por ende esta opción se destaca tanto, al revelar una manera más práctica y económica de ver una película.

 

–          “La información muere solo cuando no se comparte”.

Es una frase conocida en el mundo de la informática, se basa en el hecho de que cuando alguna información se recela hasta el punto en que nadie más la conoce, esta se pierde y se olvida, esto también acontece en la piratería de películas.

 

Al acceder a este contenido se resulta cómplice realizar un acto delictivo a las propiedades intelectuales responsables de su desarrollo y el consumirlo perjudica a las industrias responsables de la elaboración y distribución de las cintas.

Sin embargo, la reproducción de películas pirateadas apertura una nueva técnica  publicitaria que vuelve aún más atrayente a las proyecciones en los cines y también permitiendo a los menos prósperos de tiempo o dinero, la oportunidad de estar al día con sus películas favoritas.