No es que las mujeres no puedan cambiar un neumático, tampoco es que todos los hombres lo saben hacer. Pero siguiendo sencillos, y eficaces instrucciones, cualquiera puede realizarlo.

Al principio no será fácil, pero la práctica hace al maestro, tampoco es que hay que hacer un curso, simplemente practicarlo de vez en cuando ayudará para cuando se presente tal situación. Con estos útiles consejos lo ejecutarás de la mejor manera y en un tiempo relativamente rápido:

1.- Paciencia, es la clave para no desesperar, así que, sugerimos primero unas tres o cuatro respiraciones profundas para iniciar calmadamente el cambio del neumático.

2.- La prevención es fundamental, por lo que, asegúrate de tener la llanta de repuesto (un consejo: verifica su condición de vez en cuando), de igual forma ten los implementos que necesitarás: gato hidráulico, un jueguito de llaves y guantes para proteger tus preciosas uñas.

3.- Busca el mejor lugar para estacionarte, si estás cerca o en una estación de gasolina mucho mejor (con seguridad lo cambiarán por ti o por lo menos conseguirás ayuda).  Evita quedarte en medio del tráfico, en cuyo caso sea en la calle, oríllate, estaciona, pon el freno de mano y el triángulo de seguridad.

4.- Este consejo está conectado al 2 consejo (mujer prevenida…) trata de tener siempre un pantalón cómodo dentro del coche (mono, short, etc.) y unos zapatos (deportivos, sandalias bajas), si vas en falda y en tacones podrás ponértelo por debajo de ella e incluso poder quitarte la falda y los zapatos para efectuar el cambio mucho más cómoda.

5.- Retira la taza o rin, afloja las tuercas con las llaves, recuerda colocar el gato hidráulico debajo justo en el lugar que corresponde a tu coche y comienza a elevarlo hasta que no toque el suelo.

6.- Termina de aflojar las tuercas y retírelas, ten una bolsita a la mano para guardarlas, evitando perderlas o que rueden sin saber donde cayeron.

7.- Retira la llanta (recuerda que tiene cierto peso algo manejable), hazlo con cuidado, si bien tienes guantes, recuerda tus uñas, así también evitarás lastimarte.

8.- Coloca la llanta de repuesto y sostenla con las tuercas que deberás colocar de manera manual, baja el coche y retira el gato hidráulico. Ajusta las tuercas con las llaves, y de inmediato guarda tus instrumentos y la llanta dañada.

9.- Por supuesto, procura reparar o comprar otro neumático cuanto antes.

Afortunadamente, los implementos que requieres o cualquier otro repuesto lo pueden adquirir en una central de desguaces España.